Jardín de Noega es el proyecto de un grupo de inversores y soñadores que un día vieron en la Finca Bango un espacio que debía ser recuperado para poner al servicio de los ciudadanos. La entrada es un Magnifico paseo de grandes Tilos centenarios que suben por la pequeña loma, a cuyos pies aparecen plantas de temporada con fantásticas flores.

A medio camino entre la entrada y la casa, el paseo se divide en otros dos brazos, por los que uno puede perderse hacia otra edificación o hacia la Fuente con Angelote por la que cae el agua relajadamente.

Los caminos están repletos de Bojes recortados, pitas de gran tamaño y distintas variedades de rosal. El resto de elementos botánicos, se completa con varios Castaños de indias, cuatro magníficos Cedros del Himalaya y alguno de Atlas, un Abeto y un cerezo chino, un Ciruelo Japonés, un pitósporo de China, muchos frutales y alguna Parra.

El árbol más destacado es el gran Magnolio Centenario de delante de la casa, con un porte verdaderamente fabuloso.

Quienes conformamos el equipo creemos que ha sido la propia Finca Bango, sus edificios Burgueses y el propio Jardín quién ha ido guiando nuestras decisiones…para convertirlo en un espacio destinado a rendir homenajes a la vida de nuestros seres queridos, un jardín habitado por árboles centenarios custodiando la memoria, un rincón íntimo y de emociones indescriptibles para el Recuerdo.