El edificio principal de la finca, es un antiguo palacete del siglo XIX, reformado hasta el mas mínimo detalle conservando los principales características ornamentales y arquitectónicas donde se puede percibir la temporalidad de la construcción.

Aproximadamente mil metros cuadrados, que dan paso a las cinco salas velatorio dotadas de personalidad propia, todas y cada unas diferentes y especiales en si mismas.

Vidrieras y arcadas restauradas, luminosos corredores con vistas al paseo de los tilos, gran amplitud y un espacio diáfano bajo maderas nobles, o un acceso directo al exterior para preservar la intimidad de la sala.

Tranquilidad, comodidad y funcionalidad; tradición, solemnidad y modernidad. Un equilibrio casi perfecto en todas las salas, dotadas de luz natural y sala familiar privada para el recogimiento y el sosiego.

El Tanatorio Jardín de Noega cuenta con 5 salas perfectamente equipadas para que puedas estar con los tuyos, compartir emociones y vivir el recuerdo.