Os presentamos la Antigua Casa de los Guardeses de la Finca: lugar donde habitaron aquellos guardianes de las esencias, aquellos que fueran también dispensadores de amables cuidados a las distintas familias que vivieron en nuestra singular Finca de Bango.

Pensamos que fueron estas paredes testigos silenciosos durante más de un siglo, de confidencias y encuentros secretos que nunca sabremo.

La exquisitez de sus arcos mozárabes evocan recuerdos de bellas épocas e invitan a la contemplación del Jardín desde su atalaya.

Funerarias Noega, destina este espacio a la voz y a las palabras de los invitados, preservando la quietud y el tono suave en las salas velatorio. Sera el lugar de conversaciones y encuentros y también un espacio para tomar un aperitivo, sosegar el cuerpo con un caldo o con un leve tentempié.