Un espacio necesario en momentos en los que no necesitamos más preocupaciones que acompañar a nuestros seres queridos.

Veinticinco plazas dentro del recinto destinadas a la comodidad y cercanía de los familiares y amigos más directos, los que llegan primero y se van muy tarde.

A las que se suman otras doscientas plazas en una zona reservada para las visitas y usuarios, que conectan con la entrada principal del Jardín.